Licencia

..."Las palabrsiempre retendrán su poder"...

lunes, 29 de marzo de 2010

Víspera y silencio


Es otra víspera del 29 de marzo. Me siento en el jardín de mi casa, todo oscuro excepto por la tenue luz de los postes del alumbrado. Huelo al aire alrededor, tranquilo, limpio de lo que antes, varios 29 atrás, sentía. Escucho, Recoleta en silencio, nada más que autos y micros, alguna voz rompe el aire unos segundos. Cierro mis ojos y dejo que mis recuerdos me lleven unos 6 años atrás, víspera del 29 en la calle. El olor a neumático quemado, las sirenas inundando la noche, el fuego en la cara y los gritos del cabrerío de la Africana. Los de la Pincoya un poco más atrás discuten y se ríen en voz alta. Recuerdo la voz del Pancho: – Esos weones no se asustan con na’–. Tú, sentado en la vereda con una Báltica en la mano nos miraste riendo –Ya, montón de pendejos, pa’ sus casas los weones – Nosotros sonreímos. Nos miraste con seriedad y supimos que debíamos irnos. Te dejamos caminado hacia los de Pincoya, morral sonante. Recuerdo que cuando iba caminando hacia la casa escuché la primera molo. El sonido de la sirena se hizo más fuerte. Y un humo gris comenzó a apreciarse sobre los techos recoletanos.

Entonces no comprendía el parecido entre los hermanos Vergara Toledo y tú. No pensaba en esas cosas, la muerte pa’ mí era lo que se leía en los diarios, se veía en las noticias. Pero ningún diario me dijo que habías muerto, ningún noticiero me habló pa’ entender que ya no estabas. Aún hoy parece mentira, un error tal vez. Aún no puedo ver tu tumba, sólo palabras, igual de frías que estás, me reafirman que no estás. Que al fin te callaron, pero ese silencio dice más que todo lo que yo podría gritar, escribir, publicar o decir… tu silencio, ese silencio de los Vergara Toledo, el silencio del poeta brasileño que alguna vez caminó por los pastos del Peda, el silencio de Víctor, y el de Pablo en su brutal juego, el silencio del Choro y la Flaca en su banca de plaza de armas, y del vagabundo unos metros más atrás, el silencio de Philiph, el silencio de un pueblo, de un país…

Por esta noche yo también me quedo en silencio.


4 comentarios:

chocolate&vainilla dijo...

el choro y la flaca...
que decir que no te haya dicho?
la memoria casi siempre es una caja de torturascon millones de compartimentos
que no podemos ni debemos abandonar
es triste recordar lo que nos daña
lo que no está
lo que se fue

nunca está demás recordar a quienes tenemos a nuestro lado
y me gustaría que no olvidaras
que a pesar de todo
yo soy una de esas personas en tu vida...

nunca olvides
aunque duela o dañe
nunca olvides

Gato dijo...

son en estos momentos en q me dan ganas de reabrir el blog...
te acompaño en tu silencio. En este momento más q nunca, entiendo tu pérdida. hay personas que a pesar de aún estar vivas, están más muertas que nunca.
te quiero, padre del mal.

de este gato roñoso

Lauchina dijo...

Ay Freddy Mercury, para mí también a sido un agrado leerte, fue muy raro, mientras leía me sentía en Recoleta, sentía los olores, etc.
Tienes razón, este 29 fue distinto, puede ser que al final todos morimos, porque nos callamos.
Besos!:D gracias por pasar!!!

chocolate&vainilla dijo...

escribí algo nuevo...

hablamos

te quiero....