Licencia

..."Las palabrsiempre retendrán su poder"...

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Ases y suerte


La carta tiembla unos segundos en su mano, intercambia una insolente mirada con su contrincante y sonríe maliciosamente. Sólo necesita que su oponente no tenga un As, si no lo tiene, ella habrá ganado. Está confiada, sus labios no pueden evitar esbozar una sonrisa. Su oponente la mira serio, eso la hace confiarse aún más; ella piensa en todo lo que obtendrá: un buen dinero, tal vez un buen sexo con su marido como hace mucho tiempo no sucede. De pronto, su contrincante comienza a mostrar sus cartas; un diez, ella simplemente sonríe nerviosa; un Jota, un sudor frío recorre su espalda; una Reina su sonrisa cambia bruscamente a un cuasi espasmo cadavérico; un Rey, todos sus sueños se van a la basura, seguramente a ese Rey le seguirá el maldito As, lo único que podría perjudicarla y el muy maldito se atreve, ahora ella perderá, no tendrá dinero y probablemente la discusión con su marido la llevará al divorcio. Entonces, la última carta de su adversario vuela hacia la mesa, la espera entre el vuelo y el aterrizaje en la mesa se le hace eterna, casi no puede contener el llanto; la carta al fin cae, un dos. Ella sonríe feliz, ya no contiene las lágrimas, toma todo dinero, cartas, tragos y se va feliz a su casa. Al llegar su marido la espera, colgado del fierro más alto de su hogar por su demora.

1 comentario:

Jessica dijo...

Buen relato... Insisto en que tu estilo se parece al del autor que te mencioné antes... Muy interesante y por sobretodo siembra la curiosidad del lector... Esperaré el próximo escrito... Carpe Diem!!!