Licencia

..."Las palabrsiempre retendrán su poder"...

domingo, 29 de noviembre de 2009

Tormenta y mar



Con mano de orquesta dirige la tormenta que provoca. Las olas revientan en sus pechos de sol. Sus caderas son rocas insoslayables ante las manos que las buscan. Sus labios, cual caprichoso mar, lo ahogan y lo devuelven cansado a las orillas de la playa. Él, náufrago en aquella tormenta hecha mujer, se deja envolver, se deja zarandear por sus olas. Se estrella hasta deshacerse en su cuerpo indómito. Pero finalmente, el mar lo devuelve y lo deja tirado en la arena, con su sabor a sal y empapado de todo lo que contiene. Ahí, a sus orillas, se duerme cansado de vaivenes, y espera que la próxima ola de ese mar, lo ahogue finalmente.

3 comentarios:

::::::::::::::::::::::::::::::::::: dijo...

Buou!

Me gustó caleta el relato... es en estos momentos donde se nota la diferencia de la gente que tiene real talento y la que no lo tiene.

Ojalá publicases más seguido, llevaba rato esperando algo nuevo por tu blog.

Maca dijo...

Primo k bueno leerte otra vez! buena historia! como el mar tu relato tiene vaivén, pero no ahoga, marea sí, pero de aroma salino, me evoca sonidos reconocibles... olas, olas, olas.
Para mi el mar ha sido siempre un amante, bastante escandaloso y arrebatado, pero por sobre todo sanador.
Un abrazo!!!!

g.ab0! dijo...

wn, ta notable
así da gusto naufragar... Así, no sería necesario un Wilson XD

en fin, tres cosas:
me hice un bló, como puees ver...
ta filete el juego, jeje
y x último, pero no menos importante: no seai logi, anda pa onde el mono

ia loco, noh vimo..
y dedito pa arriba al texto