Licencia

..."Las palabrsiempre retendrán su poder"...

jueves, 29 de enero de 2009

Sonrisas y risas

Las sonrisas no pueden esconderse, las sonrisas son como son, queramos o no, nuestra sonrisa puede delatarnos. Hay sonrisas débiles, apenas perceptibles; sonrisas tranquilas que llenan de paz y armonía; hay sonrisas antiguas que parecen romperse mientras sonríen; hay sonrisas frágiles que se quiebran con el viento o la palabra; hay sonrisas grises que se quedan en la boca y jamás llegan a otro; hay sonrisas amplías que de ser vistas, hacen sonreír; hay sonrisas misteriosas que confunden o asustan y obsesionan; hay sonrisas que mueren por sonreír, y hay otras que matan por hacerlo; hay sonrisas grandes, pequeñas, absurdas y lentas; las hay hermosas y tibias como frías y amargas; sonrisas que cortan llanto y risa; sonrisas que no ríen; sonrisas que no pasan de ser sonrisas, y otras que jamás llegarán a serlo; están las sonrisas hipócritas que al recibirlas te queman por dentro, y están las sinceras que te calman y alegran. Pero hay una sonrisa que aún no comprendo, una espontánea que me sorprende y hipnotiza al mismo tiempo que atrae y paraliza, esa sonrisa tranquila y alegre, cálida y espesa como la vida misma, sonrisa de mañana temprano y de tarde en la noche, sonrisa de panadería en la tarde, sonrisa que canta y calla, de voces y palabras, de pianos, sonrisa de puerto, esa que me recibe en tus labios, esa que no puedo sacar de mi cabeza, esa sonrisa, esa misma que veo ahora, me funde contigo y tu risa.