Licencia

..."Las palabrsiempre retendrán su poder"...

lunes, 7 de julio de 2008

Intermediario

Hace tiempo que no actualizaba esto, más por falta de ganas que por falta de textos. De a poco iré subiendo lo último que he escrito (incluyendo el tan mentado cuento sobre la toma). Saludos y abrazos a todos los que pasen por este blog. Carpe Diem.

Intermediario



El Negro ofreció su mano al pequeño; el niño, desconfiado, la tomó lentamente; el negro sonrió y un resto de malicia se escapó en su gesto; el niño volvió a esconder su mano, dudando; el Negro volvió a poner serio su rostro y estiró un poco más la mano, esta vez el niño, luego de una ojeada hacia atrás, la aceptó, estrechó la mano del negro en la suya, decidió no volver a mirar atrás nunca más en su vida, ya nada importaba, sólo sobrevivir. El Negro guardó, con su mano libre la navaja en su bolsillo, tomó del suelo la cartera de la mamá del niño y luego de buscar un poco alrededor tomó, también, la billetera del padre; el niño miró por última vez a sus padres en el suelo, debajo de ellos la sangre manchaba la obscura callejuela del Salto. El niño los miró, sin pena, sin rabia, aceptando su destino a su corta edad, el Negro lo miró con una extraña mezcla de melancolía y esa mirada de saber por lo que estaba pasando, de pronto largó a caminar llevándose al niño con él, el niño no volvió a mirar atrás, ahora todo sería distinto, ya no sería médico o astronauta, ya no jugaría con sus juguetes ni iría al colegio o a la universidad, ahora la calle sería su escuela y el Negro el mejor maestro que podría tener. El Negro sólo lo miraba de reojo, dobló por una esquina y se metió en la Sándwicheria de Don Juan, dejó al niño en la barra y pidió una cerveza, una bebida y dos italianos, mientras él iba al baño a lavarse la sangre de las manos, contó los billetes de la cartera y la billetera y luego de guardarlos tiró ambas al tacho de la basura. El niño lo observaba con increíble seriedad para su edad, Don Juan se le acercó, italiano en mano, y le entregó la bebida con una enorme sonrisa, el niño aceptó ambas cosas, pero no la sonrisa, no podía responderla, no podía sonreír de nuevo, nunca podría, la vida se lo había quitado junto con sus padres, el Negro fue el intermediario.

8 comentarios:

chocolate&vainilla dijo...

tres cosas:

una: soy muy lagi!!! mi ser merme!!
ya, ok, soy un bb distraido y lo asumo!! no como otros!! xD

dos: me gusto tu cuento, aunque la actitud del niño me da un poco de tristeza...

tres: gracias por todo bb... tu sabes que mi pollito es lo mas importante de mi vidaa junto a ti y me alegra saber que puedo contar contigo hasta para eso.... te amo demasiado





cuidate bb...

piensame...

siempre estas en mis pensamientos...


tu nena!!

chocolate&vainilla dijo...

bb... actualizate!!

jajaja

te espero... quiero puro verte...

besos de amor!!

Domina dijo...

jajaj soy muy feliz ..en mi nótbuc no se abre tu musiquita yeahhh y puedo leer tranquila
en todo caso, ahora sólo quiero decirte que te extraño, amigoooón
juajua

David dijo...

Como no me dijiste si querías crítica o comentario, y ya que nadie ha criticado este relato, me inclinaré por revelarte mi análisis prematuro, luego de una sola leída.

Me parecen muy interesantes y propiamente idiosincráticos -no sé si existe tal palabra- tu intención y propósito, por lo que pragmáticamente estás muy bien.

En cuanto a lo semántico, eres acaso muy directo, dándole un dinamismo restringido a la interpretación. Por lo demás, logras que la imagen del niño se haga demasiado palpable, casi terroríficamente palpable.

Creo que la imagen del Negro la dejaré para un posterior análisis de blog o interpersonal.

Sólo puedo decirte que sigas escribiendo y que mejores un poco la redacción, pues no siempre lo vertiginoso es sinónimo de buen recorrido en cuanto a lectura se refiere.

Que estés bien, nos vemos.

chocolate&vainilla dijo...

mmm.. digo algo???

bueno.. actualicé el blog!!!

así que asomate por ahí, aunque ya te leí eso en vivo y en diferecto....

te amo

y sé que entendiste lo que te quice decir....


beso beso

Domina dijo...

Hoy, ahora, recordé que te adoro. Gracias por ser mi amigo, gracias por haber aparecido en mi vida.
gracias

circulo polar dijo...

me recuerda un cuento de josé sbarra..sólo que el es menos descriptivo..o quisas lo hace distino que sé yo..estaba bueno.

Bragas dijo...

Mmmm obviamente
tenía que ser negro.
Jajajaaj, que se yo.
que ganas de que vuelvan
los encuentros en santiago, con los chicos
su rock y adolescencia.
Besos Freddy.



Atentamente Poly