Licencia

..."Las palabrsiempre retendrán su poder"...

sábado, 17 de mayo de 2008

El pequeño “asaltante” de Recoleta

Una señora bulliciosa con un coche rosado acompañada de dos aún más bulliciosos niños, lo distrajo un segundo, ese mismo segundo fue el que el pequeño osado, con no más de 14 años, vestido de forma desafiante lo encaró, lo tomó por el brazo aprovechando el momento de distracción, y con las siguientes palabras los conminó: “¡Entrega el celular chuchetumare!’”. El distraído lo observó impávido, no por valentía o desinterés, sino como buscando una razón para aquella situación, casi como sin entender el idioma. De pronto, miró a los ojos al pequeño asaltante y notó que su corta edad en conjunto con su morena mirada así como sus manos que apretaban casi débilmente su brazo, delataban su corta experiencia en esas lides. El distraído caminante, luego de unos segundos de pensativo silencio, reaccionó ante la amenaza: un golpe de antebrazo rápido a la cara del niño que lo desestabilizó haciéndolo caer por suelo. El niño lo miró desde ahí, una lágrima casi asomaba en su sucia mejilla, el distraído lo miró con algo de pena y, para ser sinceros, con algo de sarcasmo también. De pronto el niño se paró de un salto y echó a correr cruzando Recoleta y metiéndose por Víctor Cucuini. El distraído prosiguió su viaje, algo pensativo, silvando y con una sonrisa en los labios.

2 comentarios:

firiel dijo...

el distraído eras tú?, no me extrañaría.


jejejej padre del mal de la vida, visite mi blog pq acabo de actualizar XD.

cuidece arto y estudie un montón para q pase latín y lee los libros para vidal...

chocolate&vainilla dijo...

bueno... t sabes que solo no tereto porque fue en defensa propia... me da ene lata pensaren que a esa edad un pendejo tenga que robar para vivir... yo se que tu pensaste lo mismo mientras él te encaraba....

te amo y solo me interesa que nada te haya pasado...

porfa cuidate mucho... tienes mi corazón en tu manos...


te amo