Licencia

..."Las palabrsiempre retendrán su poder"...

viernes, 28 de marzo de 2008

¿Seguirás Combatiendo, Joven?


¿Recuerdas estás fechas? porque yo no puedo sacarlas de mi cabeza. Recuerdo tu casa en la noche, las conversaciones y discusiones, el punk y la trova, la cerveza, el vino y la molotov a medio terminar. Recuerdo que hablabas sobre capitalismo y puteabas a algún paco que te había dado un golpe en el estadio. Recuerdo la guitarra y el cassette de Eskorbuto que no encontramos. Pienso en lo surreal que es todo eso ahora. Pienso si aún te interesaría esta fecha, ahora tan comercial y usada. Me pregunto si desde dónde estás seguirás atento lo que sucede por acá, seguirás con el puño en alto, puteando, discutiendo, argumentando o simplemente sonriendo. Recuerdo la música y una breve discusión con un vecino. Me pregunto si esa calle olvidada de argentina tendrá un eco que hoy se escuche resonante entre sus paredes, tendrá tu grito guardado y, también me pregunto, si algún día lo escucharé. Recuerdo la chaqueta y el vino sobre ella, recuerdo tu enojo por que se te manchó la camiseta de la U y cómo me tomabas por la chaqueta cuando te molestaba. Recuerdo la protesta y también recuerdo esa mirada, esa nostalgia en tus ojos al hablar de los hermanos, esa rabia contenida que se traducía en amistad al mirarnos. Pienso en que habrá sido de esa mirada y cómo habrá sido la última, es eso lo que no me deja dormir, eso en lo que pienso apenas cierro los ojos... y también pienso en él, el que debe andar suelto por ahí, jactándose, se habrá arrepentido, se habrá perdonado, porque lo que es yo aún no logro hacerlo, aún lo odio con toda mi alma y aún guardo en mi bolsillo la venganza. Sé que no te gustaría que hablase así, sé que lo que me enseñaste es para defender lo que pienso no para vengarme, pero tu eras lo que pensaba, tú representabas todo eso, y ahora no estás, por su culpa. Sé que odiarías este tipo de escritos, sé que pensabas que una acción valía más que diez mil palabras, pero está es mi única forma de recordarte... las palabras rara vez salen y son escuchadas por eso prefiero escribirlo. Hace tiempo que olvidé tus fuerzas y me refugié, como el cobarde que soy, en el lenguaje. Hoy escribo esto no para mí, ni para los que pasen por acá, lo escribo para ti, en tu memoria, en tu olvido, en tu "vinacho" y en tu lucha. Porque tu también fuiste un joven combatiente, aunque el mote no te gustase. Fuiste lo que yo jamás seré y lo que admiro, fuiste más que muchos siendo menos que todos.


En memoria de Alejandro "Mata" Esteban Lomas, anarquista y amigo, asesinado en Buenos Aires, Argentina, el 15 de mayo del 2007. Otro joven combatiente, asesinado como tantos otros. Estas palabras no pueden revivirte pero al menos te harán vivir en la memoria de quienes te conocimos.

Carpe Diem y hasta siempre.

Carpe Diem, donde quiera que estés.

3 comentarios:

firiel dijo...

cuando comencé a leerlo inmediatam,ente me di cuenta q era para ese amigo tuyo.
ta muy lindo tu escrito, cargado de sentimientos. Bueno en este caso las palabras valen mucho.

chocolate&vainilla dijo...

las palabras tal vez valgan poco.. las palabras son solo palabras, es el sentimiento el que vale millones, el que vale más que actos, más que piedras, más que nada...

tal vez te molestaría por tus escritos, tal vez preferiría que estuviese hoy, 29 de marzo, en las calles, gritando, con el puño en alto, desafiando al que se ponga en frente, clamando por una justicia que no llega, pero que se pide y se exige y se necesita... tal vez...

no lo sabemos, pero tal vez y solo tal vez, prefiere tus escritos... tal vez y solo tal vez prefiere que estes en tu casa, reflexionando, pero seguro... tal vez, te quería tanto que prefiere verte ahí, antes que verte como él...

solo sé que yo sí lo prefiero...

te amo

te amo por todo lo que eres

y siempre me tendras ahí a tú lado, porque te amo y sé

que donde quiera que este.. y aunque no lo conocí... y a su manera... él lo hace también....

Davimi dijo...

Es lo que no puedo escribir por cobardía. También hay (o hubo) un joven combatiente en mi vida... también asesinado el 2007, pero en enero, en Chile, a manos de un peruano, también lo odio, tampoco le gustaría eso a mi (ahora) eterno joven. Un fuerte abrazo "emáno"... nos escribimos, nos veremos.