Licencia

..."Las palabrsiempre retendrán su poder"...

lunes, 1 de octubre de 2007

Al final de este viaje en la micro.

Todo comienza en la mañana, despertar pesado, ánimo caído, sombrío caminar, me desliza hasta el metro, estaciones van, llego a nuestra cita, la veo sentada ahí, entre la gente, sonrisa amplia, cadera silenciosa, alegrías provocan. Caminamos al paradero, subimos al bus, conversación ruidosa, palabras que la verdad no importan tanto como el hecho, el hecho de estar juntos, solos en medio de tantos. Llegamos, bajamos presurosos, sentados conversamos, algo estudiamos, personas desfilan a nuestro alrededor, entramos. Salimos, ella sonríe, como siempre, yo... yo maldigo, como siempre, ella pronto me quita la maldición. Nos encaminamos a nuestra próxima aventura, caminamos nuevamente, micro rapeada nos lleva al destino, el final de la 1 es el recorrido, micro nuevamente, destino desconocido, llegamos otra vez, saludos y presentaciones respectivas, piezas amplias de alfombra, una puerta ancha nos recibe, risas de niño apaciguan nuestra velada, un closet nos hace olvidarlas, otra vez fuera, espera eterna, camino, conversación, risas, besos, lectura y candor popular. Mientras esperamos la beso y con un "te amo" mantenemos vivo nuestro amor, no vaya a ser que se lo lleve una de las tantas que no pararon. Al fin se detiene, naranajo su color, nos lleva de vuelta donde empezó, el final de la 1. Su sonrisa sigue resplandeciendo entre la masa humana que nos persigue y envuelve, antes de separarnos el tiempo se detiene unos instantes para que podamos tener "más tiempo juntos" ¿lo recuerdas? Ahora sí, la vida continúa, el bullicio y la gente, ella se baja, se despide con besos y te amo, sigo mi camino, incocmodidades miles, el pensar, recordar, alivia el trayecto, por fin en casa, me siento frente a las palabras, las utilizo un vez más, las junto y arrejunto, juego un poco, las hilo y desordeno, esto escribo, hasta que termino.